El día que la red se detuvo

Si te gustó, puedes compartirlo en tus redes:

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on pinterest
Share on email

Una estrategia digital no puede nacer y permanecer exclusivamente en redes sociales de terceros, si bien son un trampolín para el crecimiento y fortalecimiento de presencia online, marca, y muchos otros beneficios, es indispensable contar con una estructura articulada entre página web, redes sociales, medios tradicionales, blogs, y plataformas propias.

Series de televisión, películas, libros y hasta videojuegos, han narrado historias de los posibles escenarios que desencadenaría una caída del Internet en el mundo. Quizá algo similar sucedió a mediados de marzo en el reino de Mark Zuckerberg, donde el gigante de las redes sociales de Facebook, Instagram y Whatsapp cayó y causó desesperación entre sus millones de usuarios.

Quienes saben de programación entienden que basta un diminuto punto, una coma o un doble espacio que mal ubicado puede provocar la caída de sistemas tan complejos como estos.

¿Sintieron ansiedad al no poder subir fotos a Instagram, notas de voz en Whatsapp, o poner sus estatus en Facebook? Se imagina ahora lo que debieron sentir los llamados influenciadores que reciben toda su fama y la mayor parte de sus ganancias de la presencia en estas plataformas…

¿Qué sucedería si sus negocios sólo está en redes sociales y de repente estas fallan y no pueden ofrecer sus productos o servicios por un día (o quizá más)? No se trata de un “entre más, mejor”, pero sí de tener respaldo para nuestros proyectos, un plan B, C y los necesarios, para que un punto mal ubicado no derrumbe nuestros emprendimientos.

Continuemos aprendiendo

Más Publicaciones

Herramientas para trabajar desde casa

La Fonoteca de Radio Blogpocket subió el episodio donde tuve el honor de conversar junto al catedrático español, José Luis Orihuela, sobre las herramientas para